Gracias por leer mis desvaríos...

Aquí no encontraras palabras "rimbombantes o rebuscadas", solo encontraras frases,pensamientos, criticas, y porque no, sentimientos, de una persona tan común como muchas, un ser más, habitante de este maravilloso universo.
"No escribas bajo el imperio de la emoción.Déjala morir y evócala luego.Si entonces eres capaz de revivirla tal cual fue,has llegado en arte, a la mitad del camino"(Horacio Quiroga)









18 jul. 2011

La historia que nunca imaginó(extracto)

William la miraba extasiado con su belleza, sí…su belleza, porque el podía ver más allá de lo que mucha gente veía, el no miraba con sus ojos, si no con su alma.
Estefanía al darse cuenta de que William la observaba anonadado, sintió un poco de pena, quiso cubrir sus descubiertos hombros, siempre le habían avergonzado sus incontables pecas color chocolate no lo imagíno.

-¡Por favor! No te cubras… (Dijo William con tono suplicante y mirada de enamorado)

Estefanía se sonrojo, y sin saber porque, obedeció, era tan extraño que a pesar de no tenerlo cerca de ella, de no poder mirarse en sus ojos y de no poder sentir su respiración cerca de su cara, le trasmitiera tantas cosas, indudablemente William tenía ese don, el de encantar con sus letras, con sus palabras, con su hermosa y franca sonrisa.

-¡Eres tan hermosa! (Insistió él)

-Pero como dices eso, no es verdad (Replico Estefanía sonriendo apenada)

-Lo eres en verdad (Contesto William tocando la pantalla de su ordenador, como esperando poder sentir esa piel blanca y suave.

-No se porque me dices todas esas cosas, tienes musas realmente bellas, no como yo (Respondió Estefanía)

-¿De verdad no lo sabes? (Insistió nuevamente William)

Estefanía agacho la cabeza y guardo silencio por un momento, acto seguido desconecto el micrófono por el cual se comunicaban y apago la cámara web para dejar de trasmitir su imagen. Lo siguiente que William vio en su pantalla fueron un par de palabras que decían “Hasta pronto”. Desesperado como era, intento que Estefanía no dejara la charla pero no pudo hacer nada, en segundos, la chica estaba fuera de línea.
Se levanto enfadado, dando un manotazo a la mesa, apago el ordenador, tomo su gabardina y su sombrero de ala y se dirigió lentamente hacia la puerta, antes de salir, Andrew, su hermano, lo alcanzo y se colgó de su brazo

-¿Adonde vas? ¡Llévame!

William lo miro tiernamente y acaricio el cabello de su hermano

-A donde voy no hay entrada a menores Andrew, así que no, además ya debes dormir o mi madre se molestara contigo

Andrew, asintió con la cabeza mientras que estiraba los brazos para que William lo abrazara también, para después salir y dirigirse al bar de costumbre, donde después de pedir el trago de siempre se le acerco como cada noche la hermosa y sensual Chanelle y acariciando su hombro pregunto con su acento francés

-¿Que pasa amigo español, otra noche de congoja?

-Una noche más mi querida Chanelle

-¿Pero como? ¿Acaso hay malas noticias de tu amada extranjera?

William sonrió y encendió su pipa, Chanelle comprendió que debía dejarlo solo esa noche. ©VidaMía Santi 2011.

2 comentarios:

William Ernest Fleming dijo...

Ya me he repuesto un poco del texto pero solo puedo seguir diciendo WOW. Ahora comprendo cuando tú no puedes decir nada más que :)

Ha sido sorprendente me encantado tanto.

VidaMía Santi dijo...

:)